RECURSOS NATURALES VIVOS

2. FAUNA DEL LAGO
2.1 Zooplancton
2.1 Bentos
2.3 Vertebrados
3. Ecosistemas de interés
3.1 Ecosistemas de puna
3.2 Ecosistemas del Piso Altoandino
3.3 Ecosistemas acuáticos

RECURSOS NATURALES VIVOS

2. Fauna del Lago

2.1 Zooplancton

Con excepción del inventario sistemático de algunos grupos y la distribución de éstos en una parte del lago, el conocimiento de zooplancton es aún muy limitado, sobre todo en los campos de la biología y de la ecología de las especies existentes.

Los principales taxones presentes en el lago Titicaca son:

- Copepoda: Boeckella titicacae. Es el más abundante en biomasa casi todo el año y su reproducción es continua durante todo el año, siendo máxima entre diciembre y marzo. B. occidentalis, Microcyclops leptopus.

- Cladocera: Se han identificado 31 especies en el lago, si bien la comunidad está constituida uniformemente por la asociación Bosmina hagmanni - Daphnia pulex - Ceriodaphnia quadrangula - Ceriodaphnia dubia. Esta unidad de población se encuentra tanto en el Lago Mayor como en el Lago Menor.

- Rotifera: Asplanchna sp.

La biomasa total de zooplancton oscila a lo largo del año entre 5 y 20 g/m2, con tendencia ser máximo en invierno y primavera, aunque los altibajos son notables (Datos de HANEK 1982).

Los datos consultados sobre densidad y composición del zooplancton indican que la densidad del la Bahía de Puno es mucho mayor que la zona pelágica del Lago Mayor, donde dominan los copépodos calanoides. Este grupo zoológico es, sin embargo, mucho menos abundante en la Bahía de Puno, lo que considerado junto con la abundancia de ciclópidos y cladoceros, implica que las aguas del Lago Mayor son de tipo oligotrófico, mientras que las de la Bahía de Puno son hipertróficas en las zonas más interiores (NORTHCOTE et al. 1991).

A la escala actual de los conocimientos sobre los componentes del plancton animal, no se ha observado endemismo, y las especies señaladas en el lago han sido encontradas en numerosos medios lacustres de la región y de los países vecinos.

2.1 Bentos

Se han identificado dos especies de Briozoarios (Fredericella australiensis y Stolella agilis) y un Celenterado (Hydra sp.) (DEJOUX, 1991), un Espongiario (Balliviaspongia wirrmanni) (BOURY-ESNAULT y VOLKMER-RIBEIRO, 1991), más de una docena de Oligoquetos de las familias Tubificidae y Naididae (estos taxones delatan la escasez de oxígeno) (LAFONT y JUGET, 1991), un superabundante Tricládido (Euplanaria dorotocephala), cuatro Hirudineos de la familia Glossossiphoniidae, veintiuna especies de Moluscos entre Gasterópodos y Lamelibranquios (los géneros más abundantes son Littoridina y Sphaerium) (DEJOUX, 1991), once géneros de Ostrácodos (MOURGUIART, 1991), y once especies de Anfípodos, diez Hidroacáridos (DEJOUX, 1991). Entre los insectos hay dos Odonatos, tres Hemípteros, cinco Coleópteros, más de una veintena de Dípteros (especialmente Quironómidos, que son los insectos más abundantes), y siete especies de Tricópteros (DEJOUX, 1991).

En el Lago Menor, más del 95% de las poblaciones bénticas se hallan en los primeros 15 m de profundidad, alcanzándose este porcentaje en el Lago Mayor a los 25 m. No se ha detectado fauna bentónica por debajo de los 200 m de profundidad. En el conjunto del Lago, los moluscos y anfípodos son los grupos predominantes. (DEJOUX, 1991)

La fauna bentónica en la bahía interior de Puno es prácticamente inexistente durante una buena parte del año debido a la contaminación excesiva, que hace intolerables las condiciones ambientales incluso para los organismos más tolerantes. Cuando en la bahía interior se estaba dando ausencia de fauna bentónica, en la bahía exterior se encontraban densidades de 6.000 ind/m2, siendo, para el global del año, esta zona cuatro veces más rica en taxones que la bahía interior. En la bahía interior sólo persisten, cuando lo hacen, organismos muy resistentes, como oligoquetos, quironómidos y sanguijuelas (NORTHCOTE et al. 1991).

Los macroinvertebrados bentónicos constituyen la base fundamental de la alimentación de los peces del lago.

2.3 Vertebrados

Peces

Las especies ícticas presentes en el Lago Titicaca son el karachi gris o negro (Orestias agassii), ispi (Orestias ispi), karachi amarillo (Orestias luteus), boga (Orestias pentandii), suche y mauri (Trichomycterus spp.), trucha arcoiris (Onkorhynchus mykiss), pejerrey argentino (Basilichthys bonariensis). Hay que especificar que las especies nativas están en una confusa situación taxonómica que requiere una exhaustiva revisión que aclare parentescos y diferenciación real de especies frente a polimorfismos. Una especie autóctona, el umanto (Orestias cuvieri) se considera extinguida en el Lago desde 1981.

El ispi, de hábitos planctófagos, es una especie de pequeño tamaño y amplia distribución. Se pesca abundantemente en la zona litoral, y tradicionalmente ha sido secado al sol sin eviscerar ni salar, usándose como alimento de reserva en toda la ribera del Titicaca, e incluso en las zonas próximas de puna y selva. Actualmente se captura abundantemente para la alimentación de los peces de acuicultura (truchas), para lo que son secados y molidos.

El karachi gris es un pez pequeño, de hábitos gregarios. Es un pez típico del litoral lacustre, realizando desplazamientos verticales entre el día (superficie) y la noche (fondo). Sus poblaciones han sufrido un importante declive a causa de la proliferación de pejerreyes y de una pesca quizás inadecuada. Es una de las especies con nivel de capturas más importante, salvedad hecha del pejerrey, con buenas cualidades organolépticas, pero debido a su menor valor comercial se destina al consumo de las propias comunidades en que se asientan los pescadores para reservar el pejerrey al mercado. El karachi se consume sin eviscerar, lo que supone un importante riesgo sanitario toda vez que se conocen altos niveles de infestación de coliformes y Salmonella que contaminan estos peces (PACURI 1997).

La boga es el mayor de los peces del género Orestias, sobrepasando los 20 cm de longitud. Muy valorada por su calidad y tamaño para el consumo, se encuentra en proceso de extinción en el Lago, seguramente por causa del pejerrey.

El pejerrey fue introducido en el lago, parece ser que accidentalmente a través del río Desaguadero, desde el Lago Poopó, en los años 50. Es un pez de crecimiento grande respecto de las especies nativas, pudiendo alcanzar los 65 cm y hasta 3 kg. Es una especie muy invasora. Actualmente es la principal especie objeto de pesca por su alto valor y abundancia. Una característica de esta especie es que, a parte de su calidad, en la pesca se obtienen ejemplares de tallas comerciales muy adecuadas (las denominadas "de ración").

La trucha arcoiris fue introducida en los años cuarenta en el Lago Titicaca, y trajo consigo una importante disminución de las poblaciones de peces nativos debido a su carácter carnívoro, pero en la actualidad, una combinación de causas naturales y la proliferación del pejerrey, han reducido sus efectivos hasta niveles extremos de rareza en estado salvaje. Actualmente su importante presencia se debe a la existencia de jaulas flotantes destinadas a la cría intensiva, lo que provoca que, puntualmente, se capturen truchas en algunos puntos próximos a las jaulas cuando en éstas se producen fugas.

Otros

En un lago de semejantes dimensiones y con la gran zona ribereña con la que cuenta, la comunidad de vertebrados terrestres y anfibios debe ser rica, como así ocurre, aún a pesar de la gran altitud.

Así, en el altiplano, entre los 3.500 y 6.000 metros, los animales muestran adaptaciones a las condiciones peculiares de la zona, una es protegerse del frio dentro del suelo o bajo piedras, como los roedores (vizcacha, chinchilla real, prácticamente desaparecida, la rata coluda, el ratón andino o achacu y el ratón topo del Sajama), insectos, ranas y lagartijas. Otros adquieren defensa bajo sus plumas, o invernan o migran durante el invierno (tarucas, flamencos).

Los principales mamíferos son los camélidos y, entre los carnívoros, destancan el perro andino o anu, el zorro rojo o kamake, el zorro de monte y el zorrillo. Entre los felinos, el puma, el gato montes o mulu mulu y el titi. Rapaces como el halcón común y la maría, y carroñeros como el cóndor.

Los lagos y lagunas de altura se caracterizan por tener una fauna propia, como los patos, gansos, zambullidores, flamencos endémicos del altiplano y otras aves acuáticas.

Aquí sólo se hace una breve reseña de los taxones más relevantes: entre los anfibios anuros se encuentran las especies Telmatobius marmoratus, Telmatobius culeus, Pleurodema cinerea, Pleurodema marmorata, Gastrotheca boliviana, y Bufo spinulosus (VELLARD 1991); la única especie de ofidio presente es Tachymenis peruviana (de hábitos terrestres) (VELLARD 1991); y entre las aves se cuenta con unas 40 especies ligadas de modo directo al medio acuático (DEJOUX 1991). Cabe destacar la existencia de una especie de zambullidor o somormujo, endémica de la cuenca del Titicaca: el maca alicorto (Centropelma micropterum). Las familias más importantes son Rallidae, Podicepedidae, Laridae, Charadriidae, Recurvirostridae, Phalaropodidae, Threskiornithidae, Ardeidae, Anatidae, Phalacrocosidae, Cicnclidae, Tyrannidae, Hirundinidae, Motacillidae, Fringillidae, y Furnaridae.

No hay mamíferos acuáticos.

3. Ecosistemas de interés

Los ecosistemas del Lago son determinantes en la vida del altiplano Peruano-Boliviano. Su influencia abarca una extensa región donde la vida animal y vegetal depende de las condiciones climáticas, producto de la relación entre el agua y la atmósfera en toda la superficie del Lago. Los ecosistemas regionales de la cuenca se pueden clasificar en tres grandes grupos: de puna, altoandinos y acuático. Dentro de éstos existen áreas de gran importancia:

a) áreas representativas de los ecosistemas lacustres: totorales, sitios de alta densidad de peces y avifauna (reproducción y nidificación).

b) Bofedales y praderas con poblaciones de fauna silvestre (vicuña y viscacha, entre otras).

c) Tholares y queñuales bien conservados y ricos en fauna silvestre (vicuña y cóndor, entre otros).

3.1 Ecosistemas de Puna

La puna es un ecosistema altitudinal que se desarrolla desde las orillas de los lagos (3.600-3.800 m s.n.m.) hasta aproximadamente 4.400 m de altitud. Según el volumen de precipitación es posible distinguir tres tipos de puna: húmeda, seca y árida.

Puna húmeda

La puna húmeda corresponde a una pradera con gramíneas y arbustos. Las gramíneas constituyen pajonales extensos, cuya especie más característica es el “ichu”(Stipa ichu), aunque también se conoce con el nombre de ichu a otras gramíneas de apariencia similar de los géneros Stipa, Festuca y Calamagrostis. Otras plantas frecuentes en este tipo de pastizales son las anuales Tajetes sp., Bouteloua sp. y Muhlenbergia sp.; herbáceas como Geranium sessiliflorum, Erodium cicutarium (alfilerillo), Bidens andicola, Hipochaeris taraxacoides, la gramínea Aristida asplundii y otras. Entre los arbustos, los más comunes son Buddleia coriacea (colli o kiswar) y Polylepis sp. (kewiña, queñoa o quinua). En los bordes de las quebradas de agua permanente crece árboles de aliso (Alnus acuminata), sauce (Salix humboldtiana) y sauco (Sambucus peruviarum). La Puya raimondii es una especie espectacular propia de la puna.

Este ecosistema ha sido intervenido para agricultura y ganadería desde tiempos precolombinos. En la actualidad los cultivos se desarrollan en las llanuras y valles más húmedos. En los barbechos y áreas degradadas crecen plantas resinosas de thola (Baccharis sp.) y arbustos como Asdemia sp., Tetroglochin cristatum (canlli) y Astragalus sp. (garbancillo), esta última planta tóxica, lo que se atribuye a la acumulación de selenio en sus tejidos.

Las condiciones particulares de humedad y suelos han dado origen a ecosistemas locales o azonales dentro de la puna, entre los cuales los más importantes son:

Bofedales o humedales: Praderas naturales poco extensas desarrolladas sobre suelos hidromorfos, húmedos o empapados, próximos a los lagos y ríos. Sus características biológicas varían con el grado de humedad y su permanencia en el tiempo. Entre las especies características se encuentran plantas pluvinadas (cojín) de los géneros Distichia y Plantago, las cuales forman un tapiz de algunos decímetros de altura, interrumpido por numerosos charcos, donde se asocian los géneros Carex, Calamagrostis, Gentiana, Erneria, Arenaria e Hypsela; en los charcos crecen representantes de Lachemilla, Ranunculus y otros géneros.

Chillihuares o chiliguares: Praderas poco extensas dominadas por la gramínea Festuca dolichophyla (chillihua), desarrolladas sobre suelos profundos, húmedos y de buena calidad para la agricultura. Otras especies propias del chillihuar son la gramínea rizomatosa Muhllenbergia fastigiata (chiji) y en los lugares más húmedos la rosácea estolonífera semilla pinnata (sillo sillo). Dispersas en los chillihuares se encuentran Poa horridula, P. Gilgiana y, ocasionalmente, la leguminosa Trifolium amabile, especie de gran valor nutritivo.

Arbustales de satureja: Llamados así porque en ellos domina la especie arbustiva Satureja sp., asociada al arbusto Chuquiraga sp. (kiswara) y a pastos de los géneros Festuca, Stipa, Poa y otros; por lo general están localizados en algunos sectores abrigados de las laderas hasta 4.000 m de altitud.

Puna seca y árida

La puna seca se ubica en el sur del Lago Titicaca y la puna árida en el altiplano central. Se diferencian de la puna húmeda básicamente por la densidad de la vegetación (mientras más seco el clima la puna es menos densa, dejando parches de suelo sin vegetación) y por las especies, características cada vez más tolerantes a la sequía y a la salinidad del suelo.

Los pajonales se caracterizan por la presencia de Stipa ichu, junto con otras gramíneas de los géneros Stipa, Festuca y Calamagrostis. El estrato arbustivo está constituido por Suaeda fruticosa, que vive en asociación con Atriplex sp., Salicornia sp., y Hordeum sp. en suelos sedimentarios, salinos e inundables (Desaguadero).

En los suelos areno-limosos crecen arbustos pequeños pertenecientes a varias especies de tola (tolares) Baccharis incarum, B. Boliviensis, Fabiana densa, Parastrephia sp., así como a los géneros Adesmia, Senecio, Tetraglochin, Frankenia y otros. En las laderas más secas se encuentran ocasionalmente cactáceas de los géneros Oreocereus, Lobivia y Opuntia. También se encuentra una asociación de transición del tipo tholar-pajonal, donde domina Stipa y Festuca.

Entre las asociaciones ligadas a condiciones locales de suelos y humedad, las más importantes son las siguientes:

Bofedales, con características similares a las mencionadas anteriormente, aunque con una composición florística ligeramente diferente debido a la mayor salinidad de las aguas, que favorecen la presencia de especies de los géneros Calamagrostis y Distichlis.

Pajonales de “iru ichu”, conformados por graminetums abiertos donde predomina Festuca orthophylla (iru ichu), acompañada de otras especies propias de la puna. Esta asociación se desarrolla en suelos pobres, sueltos, con altos porcentajes de arena.

Chillihuares, de similares características a los de la puna húmeda, si bien los ecotipos de Festuca dolichophylla son más pequeños, de tallos y hojas más duras, en respuesta a condiciones de suelos más salinos, más secos y más pobres.

Gramadales, o praderas desarrolladas sobre lechos lacustres antiguos y caracterizadas por una composición florística particular de gramíneas bajas estoloníferas de especies tales como Distichilis humilis (chiji blanco) y Muhlenbergia fastigia (chiji negro) y de pluvínulos de Frankenia, Senecio, Salicornia, Atriplex y otros (LARA, 1985, en Plan Director Binacional). A orillas del Desaguadero existe un gramadal inundable donde predominan Hordeum muticum y Bromus unioloides.

3.2 Ecosistemas del Piso Altoandino

Se trata de pajonales abiertos, con sectores limitados de matorrales arbustivos generalmente abiertos. En realidad, se trata de la continuación de la puna por encima de los 4.400 m de altitud.

Como en el caso de ésta, se puede diferenciar un piso altoandino húmedo y subhúmedo de un piso altoandino seco y árido.

Piso Altoandino húmedo y subhúmedo

Los pajonales ocupan por lo general las laderas y están constituidos por gramíneas tufosas de Festuca y otras especies de los géneros Poa, Calamagrostis, Paspalum y otros. Estos pajones son cada vez más rallos en la medida en que la altitud es mayor, y prácticamente desaparecen en las partes más altas, cerca de las nieves perennes. Como en el caso de la puna, las condiciones locales general algunas asociaciones vegetales especializadas, entre las cuales las más importantes son las siguientes:

Bofedales, de los cuales existen dos formas: una donde predominan los cojines duros formados por Distichia muscoides y Oxychloe andina, y otros con gran cantidfad de gramíneas de los géneros Calamagrostis, Poa, Paspalum y otros.

Gramadal altoandino, característico de terrenos llanos y húmedos no salinos, con presencia de forbias y abundantes cojines suaves de Pyenohphillum y cactáceas. Las forbias son de los géneros Selaginella, Gentiana, Lachemilla, Merope y otros; las gramíneas de los géneros Calamagrostis, Anthochloa, Disanthelium, Festuca y Stipa. Hay algunas áreas donde domina Calamagrostis y otras donde lo hace el Aciachne.

Piso Altoandino seco y árido

Se distingue del anterior en que la morfología de los pajonales y matorrales es más abierta y su composición florística es ligeramente diferente, como consecuencia de la sequía creciente y/o de la salinidad del suelo. Este tipo de ecosistemas se encuentra sobre todo en los sectores central y sur de la región, en correspondiencia con la puna seca a árida.Los pajonales ocupan por lo general las laderas y están dominados por Festuca orthophylla, la cual puede llegar a formar poblaciones casi puras, según se incrementa la altura, la sequía y la pobreza del suelo. Como en los anteriores casos, las condiciones locales dan origen a comunidades especializadas, entre las cuales las más importantes son:

Bofedales, con características similares a las descritas anteriormente, aunque con alguna variación florística debida a la mayor salinidad del agua. Los tipos de bofedales más comunes son: 1) el bofedal de borde de laguna, cuyas especies más características son Oxychloe sp., Ranunculus sp., Festuca hypsophilla, Cyperus sp., Calamagrostis, sp., Plantago tubulosa y Nostoc sp.; 2) el bofedal hídrico salino, cuyas especies más características son Nostoc sp., Oxychloe sp., Triglochin sp., Calamagrostis sp., y Poa sp.; y 3) el bofedal de Carex sp., Werneria pigmaea, Arenaria sp. y Festuca sp.

Tolares, similares a los descritos para la puna, con predominio de formas de vida arbustales (Baccaharis sp., Parastrephia sp.), junto con plantas de Adesmia sp., Seneci sp. y otras.

Gramadales, de similares características a las ya descritas, excepto que se dan en menores extensiones y en condiciones más severas de clima y de suelos.

Matorrales de Polylepis, conformados por Polylepis tomentella y P. Tarapacana, generalmente abiertos, muy explotados y ubicados en sitios abrigados.

3.3 Ecosistemas acuáticos

Básicamente se trata de los lagos y ríos del Sistema TDPS.